El arte de convertirte en un experto sin que lo noten tus suscriptores

https://i2.wp.com/www.arnaldoochoa.com/wp-content/uploads/2015/03/El-arte-de-convertirte-en-un-experto-sin.jpg?resize=700%2C350
Enfoque es la clave. A medida que va pasando el tiempo, si te lo propones, es màs fàcil elegir qué aprender en base a lo que necesites aplicar en el momento.
 
Entre saber y hacer hay una diferencia notable: Tomar acciòn y enfocarse. En los pocos años que tengo en mi nueva profesión, el blogging, me he dado cuenta de que sòlo cuando aplicas lo aprendido, encuentras esos pequeños detalles que nadie te cuenta y que poco a poco te convertirán en un experto sobre tu temática (sabrás que lo eres pero por favor no cometas el error de nombrarte tal cual).
 
Haz que tus suscriptores se sientan naturalmente identificados contigo
 
Què ventajas tiene aplicar lo aprendido y no decir que «eres» un experto? Te acercarà màs a tus clientes y de una manera màs natural, para ver què sucede en el mercado, que es en donde tienes que estar si lo que deseas es liderar a tu comunidad. Estaràs creando el famoso engagement. Dice Carlos Bravo, blogger español entusiasta del Marketing de Guerrilla, que para liderar el pelotón tienes que estar entrenando aunque no sea el día de la carrera.
 
Ahora bien, por què te digo «de una manera màs natural»? Porque cuando tù mismo te autodenominas «el experto», parece mentira pero se crea una especie de barrera entre las personas y «el experto», lo cual no deja lugar a la humanizaciòn de tu relación con ellos y al acercamiento que ellos puedan experimentar hacia tì.
 
En cambio, si no te manejas como experto, sino que simplemente compartes tu historia con ellos, hacièndoles ver que tù eres humano y eres uno de ellos, lograràs conectar màs ràpidamente y ellos sentiràn que hay un ser humano tras bastidores. Así, construiràs relaciones duraderas y de confianza con tus clientes. 
 
Aprende… pero actùa ràpido
 
En los tiempos actuales, y sobre todo en el mundo de los negocios por internet, no hay dinero fàcil, hay que currársela como dicen en la Madre Patria, lo cual implica estar capacitàndose frecuentemente, siempre en pos de nuestros objetivos inmediatos, y aplicando lo aprendido. Sentiràs que aprendes más recientemente que en muchos años y te daràs cuenta de que a nivel de conocimiento, es mucho lo que se puede adquirir e implementar, al punto de que las limitaciones únicamente existiràn en nuestros cerebros. De hecho me sucede cada dìa. Aún así sigo sabiendo poco sobre emprendimiento digital. Tu única ventaja siempre será que existen muchos que saben todavía menos.
 
Pero cuàndo aplicar lo aprendido? Inmediatamente. Para què esperar màs tiempo? Entiendo que al principio puede parecer abrumador por la cantidad de conocimiento por procesar, pero puedes establecer prioridades en la medida en que vas avanzando. No tiene el mismo nivel de importancia aprender còmo implementar tu estrategia de contenido a fin de captar suscriptores a instalar el último plugin de SEO que salió al mercado. Cual de las dos actividades te acerca más rápidamente a tus objetivos? Es la pregunta que siempre debes hacerte.
 
 
Alèjate de los distractores
 
Ahora bien, què podemos concluir para ir cerrando? Aunque tenga siempre mil distracciones, no quiero volver a permitir que haya algo que se interponga entre mi y lo que debo saber en el momento para implementarlo inmediatamente. Igual sucede si no eres tù quien ejecuta las tareas. Delegar no es malo, de hecho es necesario como lo dice Timothy Ferris en «La Semana Laboral de 4 horas», pero, únicamente cuando tú ya sepas en detalle cómo se hacen las cosas. Nada màs desagradable que alguien tenga que explicarte mil veces las cosas porque no tienes idea de lo que estàs haciendo. Aprender y Aplicar, es la consigna.