Aquí estoy de nuevo…

Aquí estoy de nuevo…

Han sido cuatro meses sin escribirte.

Peor aún, llevo casi todo 2019 sin un enfoque claro en mi propio blog… malo, malo… lo digo yo mismo… pero aquí he vuelto y aquí estoy, intentando escribir un post super personalísimo, de esos que se supone salen solos.

Veamos si de verdad sale solo – ¡Shhhhhhhhhhhh! -…

 

 

Aquí estoy de nuevo…

 

 

Nada fácil ha sido el camino. Nadie dijo que lo era, pero aquí estoy.

Todos hablan de forrarse de la noche a la mañana con un truco.

¿Sabes qué? No hay atajos.

El único atajo que existe eres tú mismo. Tú eres tu propio amigo y tu verdugo a la vez.

Sólo tú puedes ayudarte a ti mismo o «tirarte la cabra al monte«, como decimos en Venezuela. No hay excusa que valga.

 

 

Aleja de ti todo pensamiento de pereza, envidia, pobreza y escasez. Yo que te lo digo.

Y bueno, permíteme caerte a cuentos un rato…

 

¿Qué ha ocurrido con mi vida? Te lo cuento todo…

 

Cuando vi esta imagen en Pixabay, pensé que era perfecta para esta sección del post. Me identifico con ella.

 

Desde marzo aproximadamente, y viviendo en un país altamente hiperinflacionario como Venezuela (relax que no te traeré esas estadísticas aburridas del millón por ciento de inflación que ya has visto por ahí), he tenido que tomar el camino del freelancing a tiempo completo. O como siguen diciendo por allí, «emplearme«, solo que «en pijama«. En casa, digamos…

No me quedó de otra si quería seguir llenando la nevera.

Fácil no ha sido, porque como sabes, mi mentalidad es de ingresos pasivos, nada de ingresos lineales, pero me tocó volver a cambiar tiempo por dinero.

Como diría mi hijita: «Qué aburriiiidooo«… (inserta aquí el gift que quieras, o un meme, jeje).

Pero bueno, ahora que me encuentro un poco más estable a nivel de ingresos, tenía ganas de volver… y aquí estoy. Sin embargo, haré un alto para preguntarte…

 

¿Y tu vida? Cuéntame tú…

 

¿Qué hay de nuevo con tu vida? Cuéntame en los comentarios, porque se trata de ti, no de mi.

Ya te conté un poco de mi y volveré a hacerlo unas líneas más abajo, pero de lo que yo menos quisiera hablar acá es de mi.

Está bien, ya sé qué me vas a decir… que tienes tiempo sin leerme y quieres saber qué he hecho, cómo lo he hecho, cómo lo he logrado, si es que he logrado algo… Y si no he logrado nada, qué pienso hacer…

¿Por curiosidad solamente? Espero que no. Ojalá que sea porque buscas una fuente de motivación… buscas que alguien que quizás ha pasado o está pasando por momentos similares a los tuyos, te cuente cómo hace para mantenerse en pie a pesar de las adversidades.

Sí, seamos sinceros y no tengamos pena en decirlo porque en este blog no verás nunca pajaritos preñados como en otros «blogs«:

¡El camino está lleno de adversidades, si señor!

Asi es. Ya dejemos de andar fingiendo que todo está feliz o que todo es fácil porque sabemos que no todo el tiempo es así y hay que trabajar duro por lo que quieres. Además, muchas veces toca reconocer el fracaso, pero ¿sabes qué? No pasa nada con eso ya que forma parte de la vida.

La clave está en la respuesta a la siguiente pregunta: ¿Qué harás con lo que te sucede?

Sobre eso , el otro día posteaba en mi canal Telegram: «Fracasa, pero fracasa rápido…«.

Me inspiré en un actor y en varios deportistas para postear aquello. Me gustó y te lo traigo para que te inspires tú también:

 

 

Que no te importe lo que otros digan o intenten decirte. Al final la opinión tuya y lo que tu corazón te dice, es lo que importa.

Bueno, te cuento un poco lo que he hecho en estos meses, no sin antes invitarte a mi canal Telegram (te espero allí).

 

Mi experiencia freelance en 2019

 

 

Pongamos esto de forma cronológica, ¿te parece? Bueno, aquí vamos:

 

Enero 2019

 

Deambulando entre la falta de ingresos constantes, se me acercó un amigo. Habíamos trabajado en el segundo semestre de 2018 en un proyecto fallido de cripto media para una página de Europa.

Mi amigo sabía de mis habilidades como redactor y ni corto ni perezoso, me invitó a escribir en el medio en donde él escribe, DiarioBitcoin. Yo me dije: ¿Por qué no? (Ah, y cobraría en cripto, un sueño realizado).

 

Febrero 2019

 

Un par de semanas después, y luego de escribir dos artículos de prueba, era aceptado.

Comencé a redactar con ellos. Al principio fue lenta la adaptación ya que hay que darle sentido periodístico a las notas. Luego fui cogiendo el ritmo poco a poco y ahí me mantuve hasta ahora. Sin embargo, para aquel entonces no estaba dando lo mejor de mi. No había llegado la explosión (de eso te cuento más abajo).

 

Marzo 2019

 

Un proyecto que había estado esperando con ansias desde finales de 2018, cuando me postulé como redactor, asomaba por fin su cabeza.

Fue curioso porque no llegó en la forma que yo esperaba, pero el solo hecho de estar conversando con un emprendedor tan exitoso y que admiro, como Dean Romero, el socio principal del proyecto, fue suficiente para aceptar el reto.

A finales del mes, tuve la entrevista para comenzar el 8 de abril como corrector.

 

Abril-Junio 2019

 

Desde este mes, estuve en ambos proyectos a tiempo completo. Mi afán por pasar la prueba en CPSEO, el proyecto en el que Dean es socio, me llevó a trabajar más de la cuenta. Hasta enfermé un día de la tensión por el stress (¿o se dice eustress Timothy Ferriss?) por cierto, pero valió la pena:

En mayo, me informaban que quedaba fijo en el proyecto y que estaban contentos con mi trabajo. Mientras, en el otro proyecto, en DiarioBitcoin, poco a poco iba dándome a conocer y agarrando confianza, aunque tampoco llegaba la explosión (Siiii, más abajo te cuentoooo…).

En fin, estaba bastante contento con todo lo que me estaba ocurriendo.

Pero, ¿y mi blog? – Ay papá…-

Sentía que mi blog comenzaba a sentirse abandonado… y yo comenzaba a sentirme preocupado, cual papá cuando intuye que su hijito está triste. Eso fue hacia abril, acrecentándose esa preocupación hacia mayo y junio.

Y es lo que me tiene hoy aquí, volviendo a ti. Así que sigue leyendo para que entiendas.

 

Julio 2019

 

Imagino que te vas a sorprender pero ya no estoy en CPSEO. ¿Pero cómo va a ser? – Te preguntarás -. Pues, como lo lees, ya no.

Te cuento:

A principios de julio, y aunque sentía que estaba aprendiendo bastante y me agradaba la faena, sorpresivamente el CEO del proyecto me informa que necesitan reducir la plantilla temporalmente por un tema de volumen de trabajo.

¿WTF? Dije yo, sorprendido…

Pero (y aquí viene la lección de todo esto que en teoría era «malo«) …

Alguien tenía que hacer un trabajo introspectivo y preguntarse por qué ocurría esto de este modo y tan repentino. Así que me dispuse a meditar al respecto.

Dos días despues, lo tenía bien claro (recuerda que mi hijito, este blog, reclamaba mi atención):

Tomé la decisión de informarle a CPSEO sin miedo, que si me llamaban no volvería, ya que deseaba emplear ese tiempo en retomar mi blog, al que nunca he debido abandonar.

Sí, quemé un puente. A veces es necesario… así que mil gracias Dean, por la oportunidad brindada, si lees esto.

 

Intuición y aprendizaje

 

Deja que tus sueños sean más grandes que tus miedos

 

¿Sabes qué he sentido en estas semanas y de qué estoy convencido ahora?

Y esta es la gran victoria del mes (cuidado si del año): Estoy convencido de que prácticamente yo atraje esta situación con CPSEO. Es como si pesó más la preocupación por mi blog que lo contento que estaba allí. En pocas palabras, es como si mi blog me llamaba, haciendo que el destino forzara mi vuelta.

Y la verdad, a mi me resulta esto revelador y muy poderoso. Del tiro, te tengo un secreto: Comienzo a «tenerle miedo» a mi mente y a lo que ella desea para mi, porque ¿sabes qué?

Listo el pollo, ahora paso a contarte… por fiiiiiiiiiiiiin….

 

Arnaldo, ¿y la explosión?

 

Jajaja… Sabía que me preguntarías…

Se trata de DiarioBitcoin, ya que en Julio me he afianzado definitivamente allí y ha sido una especie de explosión muy positiva, muy enriquecedora.

En serio, ha sido bastante agradable la experiencia y los mensajes de felicitaciones, de feedback positivo, no dejan de llover. Como dice mi buen amigo Rubén Alonso, la estoy «pasando pipa» allí.

 

 

Aprovecho para agradecer desde esta tribuna, a las tres personas que han confiado en mi, porque «Al César lo que es del César«:

 

Ahora bien, yo me pregunto:

¿Será que lo que la vida quiere es que yo solo escriba? Pues parece que es así, y si eso quiere, eso le daré.

Sobre mi vida familiar, ha tenido cambios también:

  • Ahora estoy completamente a cargo de mi madre (estuvo 8 años con una tía) y eso me ha dado tranquilidad.
  • He tenido una mudanza a nivel de vivienda que me tuvo en niveles altos de stress también. Tuve algún quebranto de salud por lo mismo pero ya todo está bien.
  • Mi esposa e hija, excelentes, gracias por preguntar. Jaja…

Eso ha sido mi vida en 2019.

Ahora quiero que hablemos tú y yo, no te vas a escapar. Cuéntame…

 

¿Qué esperas de mi para lo que resta de año? (Conclusión)

 

¿En qué necesitas que te ayude?

Déjame insistirte, y esto que sirva de conclusión para este personalísimo artículo:

De no ser porque un buen día se me metió entre ceja y ceja abrir un blog y emprender online, jamás habría logrado la notoriedad necesaria como para que quienes dirigen estos dos proyectos se fijaran en mi. Jamás, entiéndelo bien. Y es la razón por la que aquí estoy de nuevo, para seguir construyendo mi marca personal.

Claro está, no todos necesitan un blog para adquirir visibilidad en determinada industria, pero lo que si está claro hoy día es que el currículum vitae ha muerto y vale más lo que puedes hacer por alguien justo en este momento, en qué le puedes ayudar y de qué forma.

Y créeme, este tipo de herramientas te permite mostrar al mundo todas tus habilidades, talentos y experiencias.

Entonces, si de verdad estás pensando en abrir uno, ¿por qué no? Puedes comenzar aquí y preguntarme lo que quieras.

Eso si, siempre enfocado en resolver problemas o satisfacer necesidades, para que puedas monetizarlo. Si no, será tan solo un hobbie.

En pocas palabras, tu blog debe tener un propósito. Tú debes tener un propósito.

La sección de comentarios es toda tuya. Te quiero leer.

Y si, el post salió solo. Misión cumplida.

 
 
Copyright © 2016-2017 - ArnaldoOchoa.Com - Todos los Derechos Reservados.